7 principios para establecer objetivos

—¿Podría decirme, por favor, qué camino he de seguir desde aquí?
—Eso depende en buena medida del lugar adonde quieras ir —dijo el
gato.
—No me importa mucho adonde… —dijo Alicia.
—Entonces no importa por dónde vayas —dijo el gato.

LEWIS CARROLL, Alicia en el País de las maravillas

 

El objetivo debe ser expresado en positivo

Es decir, has de saber QUE QUIERES, en lugar de LO QUE NO QUIERES.

  • ¿Qué es lo que quieres?
  • ¿Qué quieres en lugar de lo que tienes?
  • ¿Qué preferirías tener?

El objetivo tiene que ser especifico

No vale decir “Quiero adelgazar”. Lo idóneo es decir: “Pesaré x kgs en tal fecha” y para ello voy a hacer tal serie de cosas (ver Plan de Acción o Programa de Ejecución).

  • ¿Qué es exactamente lo que quieres?
  • ¿Qué, exactamente, verás, oirás o sentirás cuando lo alcances?
  • ¿Cuánto tiempo necesitaras para alcanzarlo?
  • ¿Cuándo quieres alcanzarlo?

Decidir la prueba y el feedback del logro

Hay que saber exactamente cuál será la meta y cuáles los hitos que encontrarás por el camino… qué señales hallarás / verás en el camino que confirmen que vas en la dirección correcta para lograrlo.

  • ¿Cómo sabrás que has logrado el objetivo?
  • ¿Cómo medirás tu progreso hacia el objetivo? ¿Cómo sabrás que estas en el buen camino hacia el objetivo?
  • ¿Con cuanta frecuencia medirás tu progreso?

Organizar tus recursos

Haz un inventario de los recursos necesarios para lograr tu meta: los que ya tienes y los que todavía no tienes pero tendrás.

  • Objetos: ¿Que cosas necesitas?
  • Personas: ¿Quien te puede ayudar?
  • Tiempo: ¿Dispones de tiempo?
  • Modelos: ¿Sabes de alguien que ya haya tenido éxito en alcanzar tu objetivo?
  • Cualidades personales: ¿Qué habilidades y capacidades tienes que tener para alcanzar tu objetivo?

Un pequeño recurso en el lugar adecuado puede marcar la diferencia . Un efecto palanca .

¿ Dónde encontrarás los recursos que necesitas ?

Ser proactivo

No esperes lograrlo, no desees que pase. En vez de eso: ponte en acción, o más rudamente, mueve el culo. Esto lo has de hacer posteriormente a haber definido correctamente tus objetivos y haberlos escritos en tu cuaderno.

  • ¿Hasta que punto controlas el objetivo?¿Qué vas a hacer al respecto?
  • ¿Que harás para alcanzar ese objetivo? ¿Qué puedes ofrecer a los demás que les mueva a ayudarte?

Ecología del objetivo

Recuerda el ejemplo del Rey Midas que quería que todo lo que tocara se convirtiera en oro y luego se arrepintió… toda la vida.

Tenía un deseo (objetivo) que NO era ecológico.

A veces lograr algo nos puede quitar otras cosas que también valoramos. Por tanto asegúrate que dicha meta sea valiosa para tí a nivel global, durante el camino para alcanzarla y al lograrlo.

  • ¿Cuáles son las consecuencias para otras personas?
  • ¿Cuál es el coste en tiempo, dinero y oportunidad?
  • ¿A qué podrías tener que renunciar?
  • ¿Cómo quedará afectado el equilibrio entre los diferentes aspectos de tu vida (por ejemplo, en las relaciones, el ocio, el ámbito profesional, la salud) cuando alcances ese objetivo?
  • ¿Qué hay de importante en tus circunstancias actuales que tal vez tengas que dejar atrás?

Para más información: O’Connor, Joseph y Lages, Andrea – Coaching con PNL – Editorial Urano 2005

Escribir un comentario