Poco y suave (28)

Ayer estaba en el vestuario del gimnasio y oí una conversación entre dos personas en las que uno le decía al otro algo así como:

Con los estiramientos… Poco y suave.
A la que te pasas un día… Mierda
A la que no haces… Mierda.

Bien, ¿por qué pongo esto aquí? Porque esto vale para casi todo.

Poco y suave, con continuidad, se obtienen buenos resultados.

Y una buena forma de hacerlo, así, poco y suave, es con los mini hábitos.

Un bebé, al crecer, lo hace creciendo lenta y suavemente. Nadie crece 10 cms en un día. Pero todos crecen, un día un poco, otro día un poco más… y hay quién llega hasta los 2’15 metros de altura… e incluso más.

Lo mismo con un bebé al ganar peso.

Lo mismo un niño que aprende a hablar…

Lo mismo un niño que aprende a socializarse

El ritmo natural es lento y suave. No se pasa de los 2º C del invierno a los 38ºC del verano en un solo día. Entre medio hay muchos días de transición: POCO Y SUAVE

La gente lo hace lo mejor que sabe/puede (27)

Aunque parezca mentira (jeje) la gente lo hace lo mejor que sabe. Tanto a nivel personal, como profesional.

Aunque veas a una persona y puedas pensar «este tipo no se merece ningún respeto» realmente sí que se lo merece. Es más, lo está haciendo (lo que sea) lo mejor que sabe.

Cuando alguien te mira mal, te trata mal, etc. lo está haciendo lo mejor que sabe o puede.

Quizás tú hagas siempre todo tan bien como deseas… yo no.

Quizás tú querrías hacer las cosas mejor de lo que lo haces… yo sí.

 

A veces me olvido de esto pero intento volver a tomar consciencia lo antes posible porque me ayuda a convivir y relacionarme mejor con las personas.

Y las personas super amables, super educadas, super divertidas, modelos a seguir, también lo hacen lo mejor que saben. Y muy probablemente son conscientes de lo que he mencionado en las líneas superiores y por eso tratan a todas las personas con muchísima consideración.

«El juego interior del Tennis» de Timothy Gallwey (BORRADOR) (26)

Este post es un inicio de borrador. Aparecen las ideas más destacadas del libro, una especie de resumen… y tiene relación con este otro post.

Hay dos YO:

-el “yo” número 1

-el “ yo” número 2

El “yo” número 1 es el nombre que le daremos a un ego mental consciente al que le gusta decirle continuamente al “yo” número 2 cómo tiene que ejecutar los golpes.

 

También los podemos llamar así:

“yo” número 1 = yo  > HABLA y DA ÓRDENES a mí mismo

“ yo” número 2 = el “mi mismo” > ACTÚA / EJECUTA LAS ÓRDENES

 

La clave para jugar un tenis espontáneo y de alto nivel radica en resolver la falta de armonía que suele existir entre estos dos “yo”.

La clave para mejorar en el tenis reside en mejorar la relación entre el “yo” que habla –número 1- y las capacidades naturales del “yo” que actúa –número 2-.

 

La mayor parte de los jugadores están siempre hablando consigo mismos.

Obviamente, el “yo” y el “mi mismo” son entidades distintas o no podría haber ninguna conversación. Por ello, dentro de cada jugador existen dos “yo”.