Archivo de la categoría: Constancia

Cómo ponerse en forma con los Mini Hábitos

Mucha gente se plantea ir al gimnasio, correr, ir a yoga, etc. pero luego lo deja. Su intención es llevar una vida sana pero no lo consigue. Empieza con mucha ilusión pero luego decae.

Llega fín de año y con los buenos propósitos se propone esta vez sí ir al gimnasio 2 veces por semana… y luego no va, claro. Bueno sí, va a matricularse (o sea a pagar), va dos veces a hacer ejercicio y luego ya no vuelve. Sólo se acuerdo del gimnasio cuando ve en su cuenta corriente que le han cobrado la cuota del gimnasio.

Bueno… pues hay una solución.

Seguir leyendo Cómo ponerse en forma con los Mini Hábitos

Los doce hábitos que definen a las personas realmente agradables

Ser una persona agradable es algo que está en la mano de cada uno. Es un error pensar que esta cualidad proviene de las características naturales de cada persona, ya que con esfuerzo y buenos hábitos, todo el mundo puede llegar a ser encantador con los demás.

Un estudio de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) citado por el portal Business Insider ha recopilado información de 500 personas a las que ha preguntado sobre los adjetivos que definen a una persona agradable. Entre estos términos, destacan algunos como sincero, transparente y capaz de entender.

Seguir leyendo Los doce hábitos que definen a las personas realmente agradables

12 hábitos de la gente tranquila y feliz

¿Alguna vez te has dado cuenta de que hay gente que parece tenerlo todo bajo control? Se mantienen serenos y felices con los pies en el suelo, incluso en medio de la agitación. Como una montaña alta y fuerte, capean las tempestades que se crucen en su camino. Tratan de buscar el consentimiento de los demás y se muestran como las joyas ocultas que son. La magia parece encontrarlos cada día, invitando a que una auténtica sonrisa se pose sobre sus labios.

Seguir leyendo 12 hábitos de la gente tranquila y feliz

Ser constante (14)

Yo he trabajado como profesor de técnicas de estudio en una academia de preparación de oposiciones.

Para conseguir una plaza de funcionario, en general, se requiere estudiar un amplio temario y ello implica dedicar bastante/mucho tiempo a estudiar.

El 50-60 % de alumnos al mes y medio de haberse inscrito en la academia ya no volvían. El 30 % venía más o menos seguido, ahora sí, ahora no… y había un 5-10 %  lo sumo que tenía una gran constancia y perseveraba

1.- Un día, a una alumna, le iba a dar día y hora para realizar el seguiente examen (del siguiente tema que se prepararía) y como era un tema corto le propuse estudiar 2 temas para la semana siguiente. Su respuesta fue: «Prefiero ir poco a poco, tranquila, sin agobiarme…». Lo cuál me pareció muy bien y le dí día y hora para un único tema…

Aquella chica terminó el temario, aprobó con nota el examen de la oposición y entró en el cuerpo de Mossos d’Esquadra (la policía de Catalunya).

2.- En la clase de técnicas de estudio siempre preguntaba a los alumnos, ¿hay alguien que realice alguna actividad periódicamente sin que esté obligado a ello? Y me daban respuestas como jugar a la play, ir al gimnasio…

Véase que hay gente que querría tener constancia yendo al gimnasio pero no consigue tenerla…

A los que me daban esas respuestas les preguntaba ¿cómo estás cuando acabas? y me respondían «bien, contento». En el caso de ir al gimnasio decían «cansado pero bien, con buenas sensaciones…»

 

No voy a entrar en detalles (ya lo haré otro día) ni poner más ejemplos pero si te fijas hay un patrón: SE LO PASAN BIEN HACIÉNDOLO, o dicho de otra forma, LO HACEN A GUSTO y PORQUE QUIEREN.

No lo hacen porque tienen que hacerlo sino que lo hacen porque quieren hacerlo.

La forma más fácil de tener constancia es siguiendo este método: los minihábitos. Pruébalo.

Enfocar la atención vs malgastar la energía (9)

W. Clement Stone en su libro «La actitud mental positiva: un camino hacia el éxito» en la página 89 escribe lo siguiente:

El difunto William C. Lengel, destacado redactor en jefe del sector editorial, ilustró muy bien esta cuestión en un artículo publicado en la revista Success Unlimited («Éxito sin fronteras»). Lengel describió de qué manera se desperdiciaba la energía como consecuencia de «la preocupación, el odio, el temor, la sospecha, la cólera y la rabia» innecesarias.

«Todos estos elementos de desecho -decía- hubieran podido transformarse fácilmente en unidades de producción de energía.»

Para ilustrar este hecho, el señor Lengel describía una planta de energía eléctrica: “…las bocas abiertas de las calderas, las rojas llamas crepitando en su interior, el agua de los manómetros agitándose a un determinado nivel de temperatura, el vapor impulsando los émbolos que hacen girar los grandes generadores, los conmutadores de cobre -con sus superficies doradas- girando con tanta rapidez que parecen hallarse inmóviles mientras unas chispas verdes y azules se escapan de debajo de las escobillas, con unos gruesos cables conectados al tablero de distribución, transportando la corriente eléctrica a toda la ciudad para miles de finalidades útiles.

«Al otro lado de la imagen -añadía Lengel- la misma planta, las mismas calderas. los mismos motores y generadores. La única diferencia estribaba en que el tablero de distribución estaba a oscuras y los gruesos cables, en lugar de estar conectados al tablero de distribución, estaban introducidos en un barril de agua mientras los obreros efectuaban pruebas en la planta. Toda la energía se desperdicia. Ningún ascensor puede funcionar, ninguna máquina puede ponerse en marcha, ninguna bombilla puede iluminar.’»

Y Lengel terminaba diciendo que, en forma análoga. «un fracasado gasta tanta energía en su tarea de fracasar como la que gasta en alcanzar el éxito una persona afortunada».


 

Es importante tener claro lo que quieres, tu objetivo, ponerlo por escrito y verlo/recordarlo a menudo, para poner tu foco de atención en ello y no desviarlo (desperdiciarlo) en otras cosas que te harán divagar y salirte de tu camino. Y para ello, conviene que eleves tu energía (física y mental) y la mantengas así.

La preocupación, el odio, el temor, la sospecha, la cólera y la rabia en la gran mayoría de ocasiones únicamente representan una gran fuga de energía. No la malgastes.