Archivo de la categoría: FELICIDAD

Estudio la relación entre humanos y otros animales

Pauleen Bennett, antrozoóloga; estudia la relación entre los humanos y otros animales

felicidad perros y humanos
Tengo 52 años. Australiana. Vivo en pareja en una granja a dos horas de Melbourne. Doctora en Neuropsicología. Lidero un grupo de investigación en antrozoología en la Universidad de La Trobe. Debemos hacer todo el bien posible, y mi manera es intentar mejorar la relación entre humanos y animales

¿Estudia usted la relación entre las personas y sus mascotas?

Sí, porque creo que si mejoramos esas relaciones el beneficio se extenderá a las relaciones con otros animales y con el entorno. ¡Me encanta mi trabajo!

Seguir leyendo Estudio la relación entre humanos y otros animales

La habilidad de ser tu mejor amigo (23)

¿Tienes algún «mejor amigo»? Supongo que sí.

Cuando tiene un problema o algo le va mal, ¿tú tienes buenas palabras hacia él o directamente lo hundes en la miseria?

Cuando él tiene dudas acerca de su futuro, ¿tú intentas aportarle serenidad, confianza, cosas positivas… o le dices «esto está jodido, olvídate que lo tienes perdido»?

Supongo que lo tratas bien, le das ánimos, esperanza, lo escuchas, etc.

Ok.

Y cuando te pasa a tí que tienes un problema o algo te va mal, ¿eres tú mejor amigo? O eres un alguien que pasaba por ahí y le importa 3 pimientos y lo único que sabe decir es «y si pasa esto aún será peor… si ocurre tal cosa será un gran problema… etc»

No todo el mundo es su mejor amigo, más bien hay relativamente pocas personas que sean el mejor amigo/a de uno mismo.

Pero la buena noticia es que se puede entrenar. El ser tu mejor amigo no viene configurado en un GEN, ni en una estructura cerebral que sólo tienen algunas personas… es simplemente un hábito y una intención que forman una habilidad (skill en inglés, me gusta esa palabra). Y puedes entrenarla. Te animo.

Si bien he de decirte que, como todo, el ser tu mejor amigo o intentarlo al menos, va ligado a tu conjunto de creencias.

Si tienes una creencia del tipo «no me merezco estar bien» o alguna otra negativa incompatible con «ser tu mejor amigo» entonces no podrás/no te plantearás ser tu mejor amigo.

Pero otra buena noticia, estoy que me salgo, no paro de dar buenas noticias… es que las creencias se pueden (detectar y) cambiar.

 

El arquero y el resultado (22)

En inglés:

When an archer is shooting for nothing, he has all his skill.
If he shoots for a brass buckle, he is already nervous.
If he shoots for a prize of gold, he goes blind or sees two targets —
He is out of his mind!
His skill has not changed. But the prize divides him.
He cares. He thinks more of winning than of shooting–
And the need to win drains him of power.
-Chinese sage Chuang Tzu

 

Traducción adaptada en castellano:

Cuando un arquero tira porque sí, sin esperar nada, él tiene toda su habilidad.

Si tira para obtener ni que sea una hebilla de cobre, ya está nervioso.

Si tira para obtener una medalla de oro, él está ciego o ve dos objetivos.

Está distraído!

Su habilidad no ha cambiado. Pero el deseo de obtener la medalla lo hace peor.

A él le importa. Está pensando más en ganar que en tirar.

Y la necesidad de ganar le roba su habilidad, su poder.

Chinese sage Chuang Tzu

 

Si te preocupas por el resultado, no vas bien. Es bueno tenerlo en mente, pero disfrutando del proceso y estando bien tanto si lo obtienes como sino.

Paradójicamente, es la manera en que más probabilidades tienes de obtener el resultado deseado.

Lenguaje: «LUCHA por lo que quieres» (21)

Todos hemos visto películas en las que el protagonista le dice a otro, más o menos con estas palabras:

Lucha por lo que quieres

O quizás incluso te lo han dicho a tí o lo has oído decir… y la verdad es que suena bien… «Lucha por lo que quieres» en el sentido de «No te rindas«…

Es como una frase motivacional. Sólo que tiene un problema, o varios…

  • Luchar, en el mejor de los casos, cansa.
  • Luchar implica hacer daño a otro.
  • O peor aún (siendo egoístas y en el sentido más literal del término), que te hagan daño a tí.
  • Luchar va más hacia destruir que construir (hmmm, no me gusta).
  • Luchar es algo feo. No es bonito, podríamos decir. Y yo valoro la belleza.
  • Para luchar has de luchar contra algo o contra alguien, y la mayor de las veces, por no decir siempre, lucharás contra personas. Entonces, para conseguir lo que tú quieres ¿has de hacer daño a otras personas? ¿Destruirlas?
  • Luchar y felicidad me parece que están contrapuestos.
  • Etc, etc.

 

Más que «Lucha por lo que quieres» yo te diría:

Ten claro lo que quieres, traza un plan y PERSEVERA.

Es menos bonito, pierde rollo motivacional pero serás más feliz. Y paradójicamente, tu probabilidad de tener éxito será mucho mayor.

Es lo que Michael Neill llamaría Happy Success. Añadiéndole al persevera la instrucción de BE HAPPY NOW.

¿Sabes qué? Cambio mi frase:

Ten claro lo que quieres, traza un plan y PERSEVERA BEING HAPPY NOW.

FELICIDAD (15)

[…] «QUIERO SER FELIZ..» Es el estribillo de una popular canción empieza con unas palabras que contienen una gran dosis de verdad: «Quiero ser feliz, pero no seré feliz hasta que te haga feliz a ti también».

Uno de los medios más seguros de alcanzar la felicidad consiste en dedicar las propias energías a hacer feliz a otra persona. La felicidad es algo escurridizo y transitorio. Y si usted la busca, observará que es huidiza. En cambio, si trata de hacer feliz a otra persona, la felicidad vendrá a usted.

La escritora Claire Jones, esposa de un profesa del Departamento de Religión de la Universidad de Oklahoma. nos habla de la felicidad que ambos experimentaron durante los primeros tiempos de su matrimonio. Durante los dos primeros años de nuestro matrimonio, vivíamos en una pequeña ciudad -recuerda-, y nuestros vecinos eran un matrimonio muy anciano, con la esposa casi ciega y sentada en una silla de ruedas. El anciano. que tampoco disfrutaba de muy buena salud, llevaba la casa y la cuidaba.

Mi marido y yo estábamos adornando nuestro árbol de Navidad unos días antes de Navidad, cuando decidimos, impulsivamente adornar un árbol para el matrimonio de ancianos. Compramos un árbol pequeño, lo adornamos con espumillón y luces, le colgamos unos regalitos y la víspera de Navidad se lo llevamos.

La anciana lloró al vislumbrar borrosamente las centelleantes luces. Su marido no hacia más que repetir: «Hacía muchos años que no teníamos un árbol». Se pasaron todo el año siguiente hablándonos del árbol cada vez que los visitábamos.

A la siguiente Navidad, ambos ya se habían mudado de casa. Hablamos tenido con ellos un pequeño detalle. Pero nos sentíamos felices de haberlo hecho.

La felicidad que experimentaron como consecuencia de su amabilidad fue un sentimiento muy profundo y afectuoso, cuyo recuerdo les acompañará para siempre. Fue aquella clase especial de felicidad que experimentan todos aquellos que hacen el bien.

Sin embargo. la clase de felicidad más común y constante se parece más a un estado de satisfacción: un estado en el que no se es feliz ni desgraciado.

Es usted una persona feliz durante el periodo en el que siente especialmente aquel positivo estado mental en el que se siente usted feliz junto con un estado «neutral» de la mente en el que no se siente desgraciado.

Y usted puede ser feliz, sentirse satisfecho o ser desgraciado. Porque la elección depende de usted El factor determinante estriba en el hecho de que usted se halle bajo la influencia de una Actitud Mental Positiva o bien negativa. Y este factor puede usted controlarlo.

[…]

Fuente: W. Clement Stone en su libro «La actitud mental positiva: un camino hacia el éxito» en la página 98